ISO 27001: Seguridad de la información

La norma ISO 27001 ayuda a las empresas a desarrollar mecanismos eficaces de evaluación de riesgos, informes correctos y planes de recuperación de procesos operativos. La naturaleza de las amenazas que pueden surgir dentro del sistema dependen del entorno empresarial general y, por lo tanto, cambian con el tiempo. Como resultado de la supervisión de la norma ISO 27001, los riesgos pueden reducirse o su gravedad verse significativamente afectada. Según esta norma, las actividades de vigilancia del riesgo empresarial deben ser suficientemente multifacéticas y amplias: las empresas están obligadas a realizar estudios de evaluación del riesgo con arreglo a la metodología aceptada dentro de los plazos establecidos.

Aplicación de la norma ISO 27001

Al implementar la norma ISO 27001, es fácil lograr el reconocimiento global del negocio y obtener lo que cualquier empresa necesita – un alto nivel de profesionalismo, así como una transparencia empresarial garantizada ante la ley y una integración simplificada con otras normas, requerido por cada organización hoy. La implementación de ISO 27001 implica las siguientes etapas definidas convencionalmente.

  1. Definir los objetivos de la ejecución del ISMS y las tareas que ayudarán a resolver el cumplimiento de este sistema.
  2. Realización (con más garantías) de que la plena aplicación de los principios del ISMS y su funcionamiento en las actividades de una empresa determinada puede requerir el empleo de empleados e inversiones adicionales en el mantenimiento de la seguridad. La necesidad y la cantidad de trabajo y las inversiones financieras se pueden encontrar de antemano haciendo un preliminar.

Público destinatario ISO 27001

El principal público destinatario de la norma ISO 27001 son las unidades de negocio que participan en la aplicación de procesos que requieren una gran cantidad de información, en particular los datos personales de las partes. Incluso si cree que sus datos no son de interés para los ciberdelincuentes porque no guarda los datos de la tarjeta de pago del cliente, por ejemplo, no significa que sus sistemas no necesiten protección. La norma ISO 27001 describe cómo los elementos de una organización pueden vincularse entre sí y los medios de protección pueden integrarse en un único sistema.

Los auditores revisan la documentación de la empresa, hablan con el personal de diferentes departamentos, analizando no solo el aspecto técnico de la protección de datos, sino también el organizativo – el proceso de contratación, despido y formación. También supervisa el flujo de trabajo: comprueba si los empleados bloquean la pantalla del monitor al salir del lugar de trabajo, qué programas usan y cómo, y lo más importante, dónde almacenan los datos, en particular en qué medios. Los auditores prestan especial atención al trabajo del departamento de TI.

Al cumplir con los requisitos de la norma ISO 27001, demostrará a los clientes, proveedores y accionistas existentes y potenciales la integridad de sus sistemas de datos, así como su actitud responsable hacia la seguridad de la información. La adhesión a este estándar puede abrir nuevas oportunidades de negocio y colaboración con los clientes, prestando especial atención a la seguridad, así como mejorar la ética de los empleados y fortalecer los principios de privacidad en toda la empresa. También puede ayudar a reducir el riesgo de fraude o divulgación.

Además de obtener la certificación internacional para su empresa, también puede considerar ofertas en las categorías de empresas establecidas y licencias en venta.

Anteriormente Siguiente