Licencia bancaria offshore: aspectos principales

Licencia bancaria offshore: aspectos principales

Si desea abrir un banco fuera de su país que ofrece servicios a clientes no residentes, o simplemente encontrar un paraíso fiscal seguro para su riqueza, tendrá que obtener una licencia bancaria offshore. Sigue leyendo para conocer las principales características de la licencia bancaria offshore y la autoridad que el banco recibe después de obtener el permiso.

Licencia bancaria offshore: vista general

De acuerdo con la ley, todas las entidades financieras en los países con impuestos bajos o nulos, es decir, en los estados offshore, deben solicitar una licencia. Se trata de una autorización expedida por la autoridad competente, que permite que ciertas transacciones bancarias sean realizadas por clientes residentes en el extranjero. De acuerdo con la ley aplicable, la licencia es emitida por el estado en el que opera la entidad, lo que significa que su propietario no está obligado a ser ciudadano de ese país. En general, las jurisdicciones offshore cuentan con tasas impositivas atractivas y bajas, por lo que los clientes del banco pueden reducir significativamente sus facturas de impuestos utilizando los servicios allí en lugar de en el país de residencia fiscal. Sin embargo, muchos países, incluido Estados Unidos, requieren que los residentes paguen impuestos de sus cuentas bancarias offshore si se demuestra su existencia.

La mayoría de las entidades en zonas offshore no tienden a realizar operaciones bancarias típicas para clientes ordinarios. Alternativamente, los inversores abren un banco que trabaja exclusivamente con los activos de una empresa que han constituido en su país de residencia. Esto les ayuda a reducir su tasa de impuestos y mantener su privacidad.

Descripción general del tipo de licencia

Los bancos offshore pueden obtener uno de los tres tipos de licencias: «Clase A» o General, o Limitada, que se divide en otros dos tipos: «B1» o «B2».

  • El primer tipo de licencia («A») se expide a grandes bancos bien establecidos que operan en todo el mundo. Esto aumenta la disponibilidad de todos los servicios bancarios, incluidas las ofertas internacionales. Este permiso se utiliza principalmente para actividades comerciales en el extranjero. Pero esta actividad se limita a servir solo a los no residentes. Por ejemplo, un banco con licencia en Puerto Rico puede aceptar clientes de cualquier país que no sea Puerto Rico.
  • Se expide una licencia limitada a los pequeños bancos que han comenzado a operar recientemente. Este tipo de autorización regula un ámbito de actividad claramente definido de la institución, tal como se especifica en sus condiciones. Como regla general, los bancos con esta licencia no tienen el derecho de aceptar depósitos de clientes y pueden llevar a cabo solo aquellas actividades que se proporcionan por la licencia.

Jurisdicciones e impuestos offshore

Suiza, Singapur, Belice, Hong Kong y muchos otros estados tienen mucho en común: se les considera con razón los mejores paraísos fiscales offshore. Sin embargo, una de las diferencias más significativas entre ellos son los diferentes enfoques de la fiscalidad. Las jurisdicciones con marcos jurídicos estrictos interactuarán con las autoridades fiscales que operan en los países de residencia de los licenciatarios. Además, algunos países fijan tasas de impuestos bajas o incluso cero.

Casi todas las zonas offshore requieren una cuota anual y una contribución de los inversores a favor de la organización mediante la compra de sus acciones. Los importes pueden variar considerablemente, pero el capital pagado casi siempre supera las tasas anuales cobradas por las autoridades. Esto asegura que el negocio permanezca «intacto».

En general, los bancos offshore proporcionan un fácil acceso a las jurisdicciones más ventajosas en términos de minimizar los impuestos. Además, algunos de sus servicios pueden llevarse a cabo de forma exclusiva, y otra ventaja es la posibilidad de colocar fondos en depósitos a tasas más altas. Otros beneficios incluyen la protección contra los intentos de piratería financiera, las autoridades fiscales legales favorables y los requisitos burocráticos mínimos: bajo precio de apertura bancaria, sin necesidad de muchos permisos.

En resumen, podemos decir que las características del negocio offshore se benefician significativamente ante las peculiaridades de los fondos u otras organizaciones de inversión. Además, los propietarios de bancos con licencia pueden utilizar una variedad de instrumentos de inversión que antes solo estaban disponibles para los bancos y beneficiarse de tarifas de cambio de divisas reducidas. Podemos ayudarle a obtener una licencia o ofrecerle que considere comprar una licencia bancaria offshore. Por favor, póngase en contacto con nuestros abogados si necesita asistencia calificada para obtener una licencia.

Contáctenos para obtener más información.

También puede ver otras ofertas en las categorías de: Criptomoneda y licencias de actividad de criptomoneda, empresas establecidas, bancos en venta y licencias para la venta.

Anteriormente Siguiente