¿Qué es un contrato inteligente?

¿Qué es un contrato inteligente?

Un concepto que estimulaba el desarrollo de tecnologías basadas en blockchain era deshacerse de los intermediarios en las transacciones financieras, como las instituciones bancarias. Queda por ver si este objetivo se ha logrado, pero el boom criptomoneda – principalmente Bitcoin – ha planteado muchas preguntas sobre las instituciones financieras centralizadas y si tales gigantes analógicos pueden ser reemplazados por un solo sistema, que es más adecuado para la era digital. Las discusiones sobre este tema llevaron a la creación de contratos inteligentes, también conocidos como «Blockchain 2.0».

¿Qué es un contrato inteligente y cómo funciona?

El contrato es un acuerdo entre las partes, que establecen obligaciones jurídicas mutuas y se comprometen a cumplirlas. Si una de las partes incumple las obligaciones que le impone el acuerdo, la otra podrá solicitar al tribunal que le indemnice. Este tipo de contrato requiere la participación de al menos tres partes: dos para concluir el contrato y una para garantizar su cumplimiento.

El contrato inteligente utiliza la descentralización proporcionada por el blockchain y excluye la participación de terceros. Una vez que las partes han acordado los términos del contrato, éste se ejecuta automáticamente. En un contrato inteligente, los términos son computarizados y puestos en una cadena de bloques, haciendo el contrato tan fijo que nadie puede cambiarlo una vez que se instala. Si una parte no cumple sus obligaciones, se impondrán las multas acordadas.

Ejemplo de contrato inteligente

Los contratos inteligentes utilizan un código de negociación. Dado que el código solo puede funcionar como computarizado, descartan cualquier ambigüedad en cuanto a los términos.

Se basan en la condición de que los contratos inteligentes en la cadena de bloques están en forma de reclamaciones «si/ que». Para entender cómo funciona esto, veamos un ejemplo de un contrato inteligente:

La persona A presta a la persona B un ethereum a una tasa de interés del 5%, y la persona B proporciona fianza. Ambas personas acuerdan que el préstamo será reembolsado en un plazo de tres meses. Todos estos detalles se registran en el contrato inteligente en la cadena de bloques, y la garantía se mantiene en custodia. Si la Parte B logra cumplir sus obligaciones contractuales a tiempo, el contrato reembolsará automáticamente la garantía; o, alternativamente, si no paga la deuda, el contrato reembolsará el depósito A.

Fundamento jurídico

Desde el punto de vista jurídico, la Ley unificada de transacciones electrónicas (UETA) otorga a las firmas y los registros electrónicos la misma condición jurídica que a los escritos. Posteriormente, la ley sobre la firma electrónica eliminó los prejuicios sobre los documentos jurídicos electrónicos. Recientemente, algunos estados de los Estados Unidos, incluyendo Arizona, han ampliado su legislación para cubrir acuerdos basados en blockchain.

Por diversas razones, todavía no está claro si estos contratos se utilizarán de alguna manera en un futuro próximo. Esta tecnología se encuentra todavía en sus etapas iniciales de uso. En segundo lugar, enfrenta los mismos desafíos que Internet, incluyendo apagones no planificados y congestión. Por último, este enfoque exige que los abogados tengan conocimientos suficientes para interpretar el código. Sin embargo, los contratos inteligentes, según la American Bar Association (ABA), cambiarán por completo la forma en que las personas hacen negocios, reciben atención médica y toman decisiones políticas.

Contáctenos para más información.

También puede consultar nuevas ofertas en las categorías «Criptomonedas y licencias de cripto actividades», «Empresas establecidas», «Bancos en venta» y «Licencias en venta».

Anteriormente Siguiente