Una compañía preparada en España

Lo que se incluye:

  • Compañía preparada en España
  • Cuenta en un banco local
  • Domicilio legal

Coste: a petición.

Moneda nacional: Euro (EUR).

Al hacer negocios en España, lo más frecuente es tratar con Compañías Públicas de Responsabilidad Limitada (SA), Compañías de Responsabilidad Limitada (SL) y oficinas de representación de empresas extranjeras.

Según la ley, una Compañía que esté legalmente registrada en el país, tenga un domicilio legal o su dirección actual dentro del país, será residente en España.

El país cuenta con una regulación legislativa que se refiere a la presencia económica en el país. A diferencia de los EAU, no existen requisitos legislativos claros, sino que se trata de una revisión de las autoridades fiscales en cada caso particular.

Las Compañías locales pagan el impuesto de sociedades tanto por los ingresos nacionales como por los del extranjero. Las Compañías extranjeras pagan impuestos sólo por los ingresos obtenidos en España. De acuerdo con las disposiciones de los convenios fiscales, las sucursales suelen tributar de forma similar a las filiales.

A efectos fiscales, la legislación española no distingue entre los ingresos empresariales ordinarios y cualquier otro tipo de ingresos. Los ingresos imponibles se recogen en los estados financieros de la Compañía.

Naturalmente, hay partidas de gastos que se excluyen de esta cantidad, pero hay que tener en cuenta que ciertos tipos de gastos no son deducibles. En cambio, en otros países de la UE sí son deducibles.

Entre ellos se encuentran ciertos gastos operativos, las prestaciones a los empleados, las sanciones que se asignan a la Compañía y otros.

El tipo básico del impuesto de sociedades es del 25%. También hay otros tipos, según el tipo de actividad de la Compañía (por ejemplo, a los bancos se les aplica un tipo del 30%).

El IVA grava la venta de bienes y la prestación de servicios realizados por empresarios/especialistas en España (es decir, en España, con la excepción de las Islas Canarias y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla).

El IVA también grava la adquisición e importación de bienes dentro de la UE.

El tipo normal es del 21%, con tipos reducidos del 10% y el 4%. Algunas transacciones están exentas de IVA.

Todas las entidades que operan en el territorio del IVA español están obligadas a registrar la condición de contribuyente del IVA.

Una Compañía local está obligada a incluir en la base imponible las rentas procedentes de las sociedades anónimas en países con tipos impositivos bajos si las empresas controladas no tienen activos tangibles ni empleados.

Asimismo, los ingresos procedentes de la propiedad industrial e intelectual (y no sólo) están sujetos a impuestos, ya que se consideran ingresos pasivos independientemente de la disponibilidad de empleados y bienes.

Anteriormente Siguiente